¿Para qué hacer un Plan Estratégico? (2)

¿Para qué hacer un Plan Estratégico? (2)

¿Para qué hacer un Plan Estratégico? Esta es la pregunta que te puedes estar haciendo como empresario. Y te la puedo responder despúes de haber implementado muchos planes estratégicos durante más de 20 años en empresas que dirigía o como asesor empresarial.

Las dificultades de gestión según el tamaño de la empresa

Por mi experiencia, hay cuatro tamaños de empresa que conllevan un tipo diferente de liderazgo.

  1. Micropymes de menos de 10 empleados: En este tamaño o etapa de la startup o empresa, el emprendedor es el verdadero “hombre/mujer orquesta”. La organización es totalmente plana y decide en todos los ámbitos de gestión.
  2. Pymes entre 10 y 50 trabajadores: Esta es la etapa crítica. El gerente no puede estar tocando todas las teclas. Se convierte en el cuello de botella. Tiene que crear un equipo de responsables de segundo nivel en el que pueda confiar y delegar. Más dificil de lo previsto por las propias resistencias al cambio del propio empresario.
  3. Pymes entre 50 y 250 empleados: Seguramente ya tendrán un equipo directivo, pero la coordinación entre departamentos no es fluida y/o no hay suficiente implicación.
  4. Empresas de más de 250 trabajadores: En este tamaño ya existe una organización muy bien estructurada. El director general sólo dirige con la batuta.

Hay un tamaño crítico en la gestión de empresas entre 10 y 50 empleados, al crear un equipo directivo.

Y también hay un tamaño crítico en las empresas de 50 a 250 trabajadores en cuanto a la colaboración transversal entre departamentos.

¿En qué tamaño y situación se encuentra tu empresa?

El problema inicial en este tamaño crítico

Si estás en esta fase crítica en que todavía no has creado un equipo directivo de segundo nivel o bien no hay una correcta coordinación entre departamentos, te sonarán alguna de estas expresiones que he escuchado de empresarios y gerentes:

“No llego a todo. Estoy agotado.”

“Por más horas que le ponga, siempre hay decisiones que tomar.”

“Mi equipo no toma decisiones. Me tienen desesperado.”

“No veo implicación ni compromiso en mi gente.”

“Vivo en el día a día. No tengo tiempo de reflexionar en el largo plazo”

“Todo el mundo me interrupte constantemente. No soy amo de mi tiempo.”

“No veo a nadie de mi empresa que pueda promocionar a directivo.”

“Me enerva que todo tenga que pasar por mi.”

“¿Por qué no se coordinan directamente los departamentos?”

“Me preocupa hacia dónde va el sector. No tengo con quien compartirlo.”

“La innovación sólo surge de mi parte.  El resto no aporta ideas.”

“Mi empresa hace tiempo que crece poco. Estamos estancados.”

“Los márgenes se reducen de año en año.”

“Las deudas me aprietan.”

“Casi no hago vacaciones. No puedo desconectar”

Los problemas subyacentes

La lista de frases que he escuchado las podría alargar indefinidamente. Lo que subyace son los siguientes problemas:

  • Exceso de trabajo del empresario, que todavía no es capaz de delegar por falta de confianza en un equipo comprometido.
  • No haber creado todavía este equipo directivo de segundo nivel.
  • Si el equipo ya existe, no haber establecido los mecanismos de coordinación horizontal eficaz.
  • La empresa no crece en facturación según el potencial del mercado.
  • La rentabilidad es escasa, el endeudamiento es alto y estrangulan el crecimiento de la empresa.

Es posible que todavía te estés preguntando: ¿Para qué hacer un Plan Estratégico?

Los beneficios de implementar un Plan Estratégico

El proceso de diseñar e implementar en equipo un plan estratégico en pymes de 10 a 250 trabajadores genera los siguientes beneficios para la empresa:

  1. Fija una estrategia clara a largo y corto plazo, con objetivos claros y prioridades compartidas.
  2. Ayuda a crear o profesionalizar un equipo directivo de segundo nivel, con una alta implicación.
  3. Establece los indicadores para un correcto seguimiento de los objetivos y coordinación horizontal.
  4. Mejora de manera radical los resultados económicos y los márgenes operativos.
  5. Aumenta el valor para los clientes y para la propia empresa.

La transformación del empresario/a

Y no hay que olvidar la transformación que tendrá el empresario en su estilo de liderazgo, subiendo al nivel de Director General:

  • Tendrá tiempo de visualizar hacia dónde llevar su empresa en el largo plazo.
  • Ya no deberá decidir sobre pequeñas cosas, sino sólo sobre lo esencial de la estrategia.
  • Subirá su nivel de liderazgo y aprenderá a delegar con confianza.
  • No requerirá tantas horas de gestión del día a día. Por ejemplo tendrá tiempo de hacer deporte.
  • Disfrutará dirigiendo su empresa, en lugar de sufrirla.
  • Más rentabilidad de su empresa le reportará más tranquilidad patrimonial.
  • Su empresa valdrá más y estará en mejores condiciones para la siguiente generación.
  • Finalmente, podrá tener unas mejores vacaciones, desconectando porque sabe que su equipo lo hace bien.

Tópicos de un Plan Estratégico

Hay quien cree que un Plan estratégico es un documento largo y complejo que elaboran unos “expertos” sobre el futuro de la empresa. Por eso produce rechazo. Un pequeño empresario no se va gastar el dinero escaso en un super estudio, lleno de gráficos y hojas de cálculo, que podrá en un estante y no consultará más.

Un plan de empresa complejo como el mencionado sólo se hace en contadas ocasiones, especialmente cuando hay que presentar un dossier tipo “Business Plan” para buscar financiación o en operaciones de adquisiones o compra-venta de la empresa por parte de inversores.

Un Plan Estratégico es un ejercicio práctico que hace el equipo directivo de una empresa, en ocasiones con ayuda de algún externo, para definir la estrategia, los objetivos y cómo conseguirán alcanzarlos.

Otro tópico que quiero rebatir es que los Planes estratégicos sólo los hacen las grandes corporaciones. Es cierto que las grandes empresas hacen planes estratégicos de largo plazo, por ejemplo de cinco años. Pero también es cierto que un Plan estratégico se puede hacer en empresas pequeñas, normalmente a partir de 10 empleados, incluso menos.

Por tanto, desde mi experiencia, un Plan estratégico en un proceso muy útil, práctico y vivo en empresas de más de 10 empleados en las que el empresario está saturado de trabajo y se da cuenta que tiene que hacer un cambio de marchas organizativo si quiere que su empresa siga creciendo y sea rentable.

Las claves para conseguir un buen Plan Estratégico

En primer lugar, la clave principal es que el empresario/a afirme que ya no puede seguir siendo el hombre/mujer orquesta que ha venido siendo hasta la fecha si no quiere acabar con su salud física y mental. Sin este reconocimiento de que está llegando al límite de su capacidad, perdiendo el tiempo con contínuas interrupciones diarias para decidir cosas irrelevantes, es dificil que un proyecto de este tipo tenga éxito. ¡Y que tenga ganas de crecer!

La segunda clave para el empresario, será la humildad de reconocer que no lo sabe todo (es imposible) y que por tanto, tendrá que empezar a confiar que otras personas de su empresa sepan más que él en distintas especialidades.

Lo más habitual de un empresario hecho a sí mismo es que tenga un ego muy grande. Esto no es necesariamente malo en un directivo. Un ego importante ayuda a tirar adelante en muchas situaciones difíciles, rompiendo barreras. Pero un ego grande tiene una contrapartida negativa. Siempre cree tener razón. Esto le hace escuchar poco y mal. Tendrá que recorrer un difícil camino de humildad, frente a su gente, de que no lo sabe todo y que, en ocasiones, puede no tener la razón.

Implementar en equipo un plan estratégico supone un verdadero reto de desarrollo personal para el empresario, y recomiendo que esté dispuesto a asumir este paso hacia la humildad.

La tercera clave es construir un verdadero equipo líder o directivo de segundo nivel, con personas que hayan demostrado su capacidad y sus ganas de progresar. Sólo se puede abordar este importante paso con un equipo de profesionales con ganas de comerse el mundo, inquietos, comprometidos, audaces. Y que al mismo tiempo sepan escuchar y empatizar con el resto de compañeros.

En resumen, las condiciones claves son:

Empresario saturado con ganas de crecer, aprendiendo con humildad y con un equipo entusiasta.

Las fases de un Plan Estratégico

Las fases pueden ser:

  1. ESTRATEGIA: Con el equipo líder ya configurado, la primera fase es determinar la estrategia general de la empresa en cuanto a productos/servicios y segmentos de clientes. De ello derivarán los principales objetivos a conseguir así como una hoja de ruta estratégica.

  2. DISEÑO: Con los principales retos ya establecidos, se diseña la estructura del plan que servirá para hacer el seguimiento de las acciones para conseguir los objetivos.

  3. IMPLEMENTACION: Se completarán los datos y se empezará a trabajar en equipo de una forma más estructurada que facilitará la coordinación y evitará reuniones improvisadas.

  4. CONSOLIDACION: Es la parte más crítica del proceso. En los pasos anteriores se puede haber llegado a diseñar e implementar una nueva manera de trabajar, pero los comportamientos humanos tienden a volver a la casilla de salida si no hay suficiente motivación para ver las ventajas de profesionalizar la gestión. Las empresas que superan esta fase, ya toman los hábitos saludables para repetir el proceso por ellos mismos en los años venideros. Ya han dado el salto a un nuevo nivel.

Cuando me preguntan cuanto dura este proceso, digo: “Depende”. Es decir, depende mucho de la motivación del empresario, de si el equipo directivo ya está creado o todavía hay que construirlo, de si los datos estadísticos en su ERP están disponibles y están bien estructurados, del trabajo previo que ya hayan realizado sobre estrategia, etc.

De todas maneras, por mi experiencia de más de 20 años implementado planes estratégicos en empresas propias y ajenas, acostumbro a ver que es un proceso de un año entero. En el primer semestre se pueden hacer perfectamente las tres primeras fases y tener el sistema implementado en funcionamiento. La fase de consolidación acostumbra a durar otros seis meses, para ir ajustando el sistema y afianzar los nuevos comportamientos del equipo líder.

¿Para qué hacer un Plan Estratégico?

Si te ha interesado este segundo capítulo “¿Para qué hacer un Plan Estratégico?” de mi nuevo libro y quieres hablar conmigo, sin compromiso, no dudes en llamarme o escribirme. 😉

Albert Campi
Implemento Planes Estratégicos en pymes industriales del Vallés
albert.campi@spirostrategy.com
+34 630 960 760
.

Artículos anteriores

.

Próximos Talleres de empresario/as

como-implementar-un-plan-estrategico-en-tu-empresa

Septiembre

Miércoles 22 de septiembre, 17:00h:

Cómo implementar un Plan Estratégico práctico en tu empresa.

  • ¿El crecimiento de tu empresa es caótico?
  • ¿Notas que estás perdiendo el control?
  • ¿Por más horas que pongas no consigues delegar de manera eficaz?

El próximo 22 de septiembre a las 17:00h daré este Taller de Empresarios/as participativo para crecer en equipo de manera organizada.

17:00h – Presentación de los asistentes
17:10h – Webinar Cómo implementar un Plan Estratégico práctico en tu empresa.
17:40h – Debate entre los empresarios
17:59h – Finalización puntual.

Apúntate a este webinar que implicará a tu equipo en el crecimiento estructurado de tu empresa.

.
Entra en Agenda, inscríbete en el botón rojo que encontrarás de abajo y te enviaré una invitación.